ISUL – ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA ECOLOGICO

Nuestra marca Isul con la que se envasa nuestro aceite de oliva virgen extra ecológico combina:

1-todos los beneficios que para la salud tiene un aceite de oliva virgen extra.

2-un olor y sabor singular, que están certificados por los premios logrados con nuestro aceite

3-la ausencia total de residuos químicos dañinos para nuestro organismo y que logramos con el cultivo de nuestro olivar empleando los métodos de la agricultura ecológica.

La agricultura convencional abusa en el empleo de fertilizantes y fitosanitarios fabricados con productos químicos artificiales. El agricultor tiene la ventaja de menores costes pero no tiene en cuenta que los residuos generados por estos fertilizantes se acumulan en la tierra, el agua y el aire, deteriorando el equilibrio del medio ambiente y degradando la naturaleza que nos rodea.

Nuestro olivar se cultiva  mediante técnicas de agricultura ecológica, cuya normativa está regulada por la Unión Europea y en la que se eliminan los tratamientos fitosanitarios y fertilizaciones químicas sustituyéndolas por otras opciones respetuosas con los recursos naturales.

Herbicidas: no los utilizamos. Toda la superficie de nuestro olivar está cubierta por un manto vegetal que segamos periódicamente y los restos de las siegas, se incorporan a la tierra para que sus nutrientes sean reaprovechados.

Fitosanitarios y Fertilizantes: son elaborados con productos naturales y deben pasar todas las estrictas pruebas que exige  la normativa de la Unión Europea.

Queremos destacar lo que nosotros perseguimos con la  Agricultura Ecológica:

Nuestro objetivo es lograr el equilibrio natural  en nuestro olivar para incluso reducir en todo lo posible los tratamientos con productos autorizados. Por ejemplo: lucha contra un insecto denominado Taladro ó Barrenillo: cuando realizamos la poda, los restos de la misma los distribuimos en atadillos por todo el olivar con el fin de que el citado insecto, al preferir las ramas débiles para  introducirse en las mismas con el fin de alimentarse y facilitar su actividad reproductora, se traslada de las ramas del olivo a las ramas que después de podadas se van debilitando hasta que se secan. Llegado el momento oportuno, se recogen todos los atadillos y se queman. De esta manera, sin utilizar ningún producto fitosanitario autorizado, controlamos los daños que este insecto produce.

Los métodos de cultivo de agricultura ecológica que utilizamos en nuestro olivar, reducen el rendimiento de kilogramos de aceitunas por olivo y por lo tanto esto representa un mayor coste de producción, pero la oliva carece totalmente de residuos que pueden atentar contra la salud de los consumidores y es importante destacar que el cultivo ecológico elimina la posibilidad de que las aguas subterráneas, el aire y los diferentes estratos de la tierra sean contaminadas con nitritos y otros  residuos muy peligrosos para el equilibro que nuestro medio ambiente y nuestra salud necesitan.

Esta oliva ecológica es elaborada en nuestra almazara manteniendo el respeto al medio ambiente que nos guía en todo el desarrollo de nuestra actividad. Por ejemplo: reduciendo el consumo de agua a lo estrictamente necesario.

Afortunadamente, está creciendo el interés del ciudadano en lo relativo a los métodos agrícolas respetuosos con el medio ambiente y muestra una gran  preocupación en la conservación de la  naturaleza que nos rodea,  a la que debemos tanto y a la que agredimos constantemente.

Nuestro Isul  reúne en un solo aceite de oliva, lo mejor de lo ecológico y lo mejor de un virgen extra.

logo ue

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *